Las Partituras Secretas CAp. III: Las Partituras Perdidas

III.- Las Partituras Pérdidas.

El joven, que se había identificado como “Gabriel” soltó una sonrisa sin querer, no podía evitarlo, y la verdad no estaba demasiado interesado en hacerlo, después de 5 años, ¡Lo había logrado! Uriel lo miro, como si supiera exactamente lo que Gabriel pensaba, y con un gesto calmado le dijo, “Créeme, no tienes ningún motivo para alegrarte”, Gabriel lo miro confundido, y con la voz aun entusiasmada le pregunto “¿Pero que dices?, tengo las notas en mis manos, el secreto de la vida y la muerte, ahora conozco el principio y el fin de todo”, Uriel, con un rostro ahora compasivo y un poco triste, volteo hacia Gabriel y le dijo “Aquel que juega con Azrael paga las consecuencias, no se si las tengas de verdad, y lo dudo, pero en todo caso estoy seguro que nunca llegaras a usarlas como humano, los humanos no pueden controlar la vida y la muerte”

Gabriel entendió por fin lo que Uriel le había tratado de decir, aterrado corrió hacia la casa donde el pianista había vivido, subió hasta un cuarto guiado por la inercia, se acerco al escritorio que alguna vez había usado el pianista y ahí encontró las partituras, a sus espaldas escucho una voz delicada y femenina pero a la vez aterradora, y después de un momento esta le termino de contar la historia del pianista, el final que ningún humano podría saber…

Las 2 partituras estaban en la bodega de la orden secreta a la que pertenecía, pero un día estas fueron robadas, tal vez por la iglesia que le atribuía a estas un poder demoniaco que amenazaba con el reinado del Cristianismo, pero el caso es que Vladimir a los 65 años de edad se entero que estas habían desaparecido, desato su ira tocando la partitura de la muerte, pues había memorizado ambas, pero no surtió ningún efecto pues no sabia quien había robado las partitura, luego de algunos meses murió de un paro cardiaco.

Al llegar a lo que algunos conocen como el purgatorio, ese lugar donde se te juzga para saber si serás destinado al mundo celestial o al mundo infernal, lo esperaba un piano, con el que el tocaría por toda la eternidad para que su bella música sonara siempre para las almas que llegaran ahí, y que en el momento que el dejara de tocar seria condenado al infierno para sufrir por las vidas que cobro a través de la partitura que fue inspirada por Lucifer.

Gabriel estaba paralizado, apenas con voz pregunto “¿Cómo te llamas?”, y la voz a sus espaldas, riendo un poco le contesto “Mi nombre es Azrael, pero tu querido amigo puedes llamarme muerte, después de todo algo me dice que nos llevaremos muy bien”.

Una respuesta to “Las Partituras Secretas CAp. III: Las Partituras Perdidas”

  1. De los 3 capitulos iniciales este era mi favorito! xD

    Por cierto Soso… ¿Cuando vamos a escribir de nuevo?, llevamos muy poco y se nos acaba el contenido xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: